jueves, 9 de enero de 2014

Europa, por favor rechacemos este intento de legitimizar la mutilación genital masculina

Señor José María Beneyto (jmbeneyto@gomezacebo-pombo.com ),
Señor Arcadio Díaz Tejera (arcadio.diaz@senado.es)

Ustedes son signatarios en la moción por la resolución para la "Libertad de religión y de prácticas religiosas" ante la Asamblea Parlamentaria del Concejo de Europa, resolución con la cual el Knesset de Israel pretende legitimizar la práctica de la circuncisión forzosa de bebés en contraposición a la recientemente aprobada resolución por "el Derecho a la integridad física del niño".

La moción para la resolución por la "libertad de religión y de prácticas religiosas" afirma que la circuncisión, en virtud de su larga historia, no representa ningún riesgo para los niños. Esto es claramente una mentira, y cada año se registran cientos de casos de complicaciones graves, y miles más de complicaciones pasan desapercibidas para los medios. Sólo por citar unos cuantos casos, durante el año pasado (2013), y en el contexto específico de la práctica judía:

Un Rabí de Pittsburgh cercenó el pene de un bebé, el cual tuvo que ser reimplantado con microcirugía y el apoyo de terapia de sanguijuelas; se desconoce si este niño va a ser capaz de tener una vida sexual normal. El rabí Mordechai Rosenberg niega culpa en el incidente y continúa practicando circuncisiones pese a estar pendiente un proceso legal por este caso. http://www.dailymail.co.uk/news/article-2530755/Jewish-Rabbi-sued-accidentally-SEVERING-newborn-baby-boys-penis-Bris-Ceremony.html

Rabíes ultraortodoxos en la ciudad de Nueva York continúan practicando el ritual de Metzitzah b'Peh (literalmente, "succión oral") con el cual numerosos bebés han sido infectados con el virus del herpes, en algunos casos con resultados fatales o sufriendo daño cerebral permanente. Este año se registraron dos nuevos casos, pese a la existencia de nueva reglamentación de exigir consentimiento firmado de los padres (que está siendo sencillamente ignorada por los rabíes y que de todos modos no protege a los bebés).  http://abcnews.go.com/Health/herpes-strikes-nyc-babies-ritual-circumcisions/story?id=18890284

Un bebé dejó de respirar minutos luego de su circuncisión sin anestesia en Israel, en Junio pasado, y falleció siete días luego. El rabinato niega toda responsabilidad del ritual sobre este incidente, culpando una vaga "condición pre-existente" de la cual no hay evidencia. http://www.timesofisrael.com/boy-who-lost-consciousness-after-circumcision-dies/ 

En esos mismos días una adolescente egipcia murió durante un ritual de mutilación genital femenina llevado a cabo en una clínica -bajo condiciones esteriles y con anestesia- conllevando a la condenación de la práctica de la circuncisión femenina. http://www.egyptindependent.com/news/teen-s-post-fgm-death-draws-condemnation ¿Por qué resulta tan fácil reconocer que la circuncisión femenina (lo que los otros hacen) es dañina, y tan difícil reconocer que la circuncisión masculina (lo que nosotros hacemos) también causa daños?

De corazón les pido que no nieguen a los varones Europeos el derecho a la auto-determinación, el derecho a decidir sobre sus propios cuerpos y sobre si quieren que se les remueva una parte normal y saludable de sus genitales, una parte que tiene funciones sexuales, inmunológicas y protectivas. Por favor, reconsideren sus firmas y en el momento adecuado rechacen esta moción, que no tiene lugar en una sociedad respetuosa de la libertad individual y de los derechos humanos. Las generaciones futuras se lo agradecerán.