martes, 17 de marzo de 2015

El Caso en Contra de la Circuncisión - Paul Fleiss - Mothering 1997

Tomado de
http://www.cirp.org/news/Mothering1997/

Paul M. Fleiss, MD
Traducido Por Ana Charfen



Nota: Esta traducción fue publicada originalmente en el sitio AsNatureIntended.Info, el cual ya no está disponible. Lo hemos recuperado utilizando Wayback Machine. El autor, el Doctor Paul Fleiss, falleció en el 2014.

Paul M. Fleiss, MD, MPH, es un profesor asistente de pediatría clínica en la Universidad del Centro Médico de Sur de California. Es el autor de numerosos artículos científicos publicados en revistas médicas mas importantes, tanto nacionales como internacionales. Publicado en Mothering: La revista de la vida familiar Natural, invierno de 1997, paginas 36-45.


"La circuncisión rutinaria de los bebés en Estados Unidos comenzó hasta la Era de la Guerra Fría. La Circuncisión es casi desconocida en Europa, Sudamérica y Asia no musulmana. De hecho, solo el 10 o 15 por ciento de los hombres en todo el mundo están circuncidados. "

"El pene natural no requiere cuidados especiales El prepucio de un niño, como sus párpados, se limpia a si mismo. El retraer a la fuerza el prepucio de un bebé, puede conducir a irritación e infección. La mejor manera de cuidar el pene intacto de un niño es dejarlo solo. "

El Prepucio es Necesario Por Paul M. Fleiss, MD, MPH

Los países occidentales no cuentan con tradición de circuncisión. En la antigüedad, la expansión de los imperios griego y romano, trajo a los occidentales en contacto con las personas del medio oriente, algunos de los cuales marcaban con la circuncisión a sus hijos, además de otras mutilaciones sexuales. Para proteger a esos niños, los griegos y romanos, hicieron leyes que prohibían la circuncisión.1 A través de los siglos, la Iglesia Católica ha hecho muchas leyes similares2,3 La respuesta tradicional Occidental ante la circuncisión, es de desaprobación e indignación.

La circuncisión comenzó en América durante la histeria contra la masturbación durante la época Victoriana, cuando algunos doctores americanos circuncidaron a niños para castigarlos por masturbarse. Los doctores Victorianos sabían muy bien que la circuncisión desnuda, insensibiliza e incapacita al pene. Sin embargo, ellos muy pronto dijeron que la circuncisión curaba la epilepsia, las convulsiones, parálisis, elefantiasis, tuberculosis, eczema, incontinencia urinaria, displasia de cadera, incontinencia fecal, prolapso rectal, sueños eróticos, hernia, dolores de cabeza, nerviosismo, histeria, mala visión, idiotismo, retraso mental y locura.4

De hecho, no hay procedimiento en la historia de la medicina que se le hayan atribuido tantas curaciones y prevenciones de enfermedades como a la circuncisión. Tan tarde como en los años finales de los 1970s, los textos médicos americanos mas importantes todavía mencionaban la circuncisión rutinaria como un modo para prevenir la masturbación.5 Los motivos antisexuales detrás de una operación que consiste en cortar una parte del pene son obvios.

La radical práctica de circuncidar rutinariamente a los bebés comenzó hasta la Era Fría. Esta institucionalización de lo que se convirtió en la circuncisión compulsiva fue parte del mismo movimiento que patologizó y medicalizó el nacimiento y activamente desaconsejo el amamantar. El sector privado de hospitales corporativos institucionalizó la circuncisión rutinaria sin consultar a la gente de América. No hubo debate público ni referéndum. Fue hasta 1970 que una serie de demandas forzaron a los hospitales a obtener consentimiento firmado de los padres para llevar a cabo esta contraindicada pero muy gananciosa cirugía. Los circuncisadores respondieron inventando nuevas razones “médicas” para circuncidar, en un intento por asustar a los padres para que accedieran.

El día de hoy, las razones que se dan para la circuncisión han sido actualizadas para tener un rol en los miedos y ansiedades contemporáneas, pero algún día, también, serán consideradas irracionales. Ahora que estas excusas actuales que claman que este procedimiento previene el cáncer y enfermedades sexualmente transmisibles han sido ampliamente desacreditadas, los circuncisadores sin duda inventarán nuevas. Pero si los circuncisadores estuvieran realmente motivados por consideraciones meramente médicas, el procedimiento hubiera muerto hace mucho tiempo, junto con las sangrías, la perforación del cráneo y la castración. El hecho es que la compulsión por circuncidar vino primero y las “razones” después.

Durante millones de años de evolución, el cuerpo humando se ha convertido en un modelo de refinación, elegancia y eficiencia, con cada parte teniendo una función y un propósito. La evolución ha determinado que los genitales de los mamíferos estén cubiertos con un protector, reactivo y multiusos prepucio. Cada ser humano normal nace con un prepucio. En las mujeres protege el glande del clítoris y en los varones protege el glande del pene. Así que el prepucio es una parte esencial de la anatomía sexual humana.

Los padres deberían disfrutar la llegada de un nuevo niño con la menor cantidad de preocupaciones posible. El nacimiento de un hijo en los Estados Unidos, sin embargo, está a menudo empañado con ansiedad y confusión. Muchos padres son presionados para dar a su bebé a un extraño, que tras puertas cerradas, lo amarra y le corta el prepucio. La industria de un billón de dólares al año de la circuncisión, ha bombardeado a los americanos con retórica confusa y calculadas tácticas de miedo.

La información del prepucio en si, casi siempre falta en las discusiones acerca de la circuncisión. Las campañas de circuncisión masiva de las décadas pasadas han resultado en ignorancia pandémica acerca de esta notable estructura y su versatilidad en el rol que juega en la sexualidad humana. La ignorancia y la información falsa acerca del prepucio son la regla en la literatura médica americana, así como en la educación y en la práctica. Casi todos los textos médicos americanos muestran al pene humano, sin explicación, como circuncidado, como así fuera por naturaleza.

¿Qué es el prepucio?

El prepucio es un órgano del tacto, especializado, sensible y funcional. No hay otra parte del cuerpo que tenga la misma función. Como una extensión modificada de la piel del pene, el prepucio cubre y a menudo se extiende mas allá del glande antes de doblarse bajo si mismo y encontrando su punto de unión circunferencial justo detrás de la corona (la orilla del glande). El prepucio es por lo tanto, un órgano de doble pared. Su longitud real es el doble de su pliegue exterior y comprende tanto como el 80% o más de la piel que cubre al pene.6, 7

El prepucio contiene una gran concentración de vasos sanguíneos y terminaciones nerviosas. Esta recubierto con la hoja muscular peripeneal, un músculo suave cubierto con fibras longitudinales. Estas fibras musculares están torcidas, formando una especie de esfínter que asegura protección óptima del tracto urinario de contaminantes de todo tipo.

Al igual que la parte interior de los párpados o la parte interna de las mejillas, la parte interior del prepucio consiste en membrana mucosa. Esta dividida en dos zonas distintas, la mucosa suave y la mucosa con pliegues. La mucosa suave descansa contra el glande del pene y contiene glándulas sebáceas ectópicas que segregan emolientes, lubricantes y anticuerpos protectores. Glándulas similares se encuentran en los párpados y en la boca.

Adyacente a la mucosa suave y justo detrás de los labios del prepucio, está la mucosa con pliegues. Esta estructura exquisitamente sensible consistente en bandas concéntricas plisadas, como las bandas elásticas en la parte de arriba de un calcetín. Estos pliegues expandibles permiten que los labios del prepucio se abran y se rueden hacia atrás, exponiendo el glande. La mucosa plegada le da al prepucio su forma característica.

Por la parte interna del glande, la parte de unión del prepucio se avanza hacia el meato urinario (la apertura de la uretra) y forma un ligamento en forma de banda llamado el frenillo. Es idéntico al frenillo que detiene la lengua al piso de la boca. El frenillo del prepucio mantiene en su lugar sobre el glande, y en conjunto con las fibras musculares suaves, ayuda que el prepucio regrese hacia su posición normal sobre el glande.

Retracción del Prepucio

Al momento del nacimiento, el prepucio esta unido al glande, muy parecido a como una uña esta unida al dedo. Hacia la pubertad, el pene usualmente habrá completado su desarrollo y el prepucio se habrá separado del glande.8 Esta separación ocurre en su debido momento; no hay una edad preestablecida para la cual el prepucio y el glande deban ser separados. Un sabio doctor describió el proceso como,” El prepucio entonces puede ser comparado a un capullo de rosa, que se mantiene cerrado. Como un capullo, el solamente florecerá cuando el tiempo sea correcto. Nadie abre un capullo para hacerlo florecer".9

Aunque el glande y el prepucio se separaran naturalmente durante la infancia, los labios del prepucio pueden solo dilatarse normalmente para permitir el paso de la orina. Esta característica ideal protege el glande de exposición prematura al ambiente externo.

El pene se desarrolla naturalmente durante la infancia. Eventualmente, el niño podrá, por si mismo, hacer el maravilloso descubrimiento de que su prepucio se puede retraer. No hay ninguna razón para que los padres, doctores u otros cuidadores de que manipulen el pene de un niño. La única persona que retraiga el prepucio de un niño debe ser el niño mismo, cuando el ha descubierto que su prepucio esta listo para retraerse.

Los padres deben sospechar de cualquiera que trate de retraer el prepucio de su hijo, y especialmente sospechar de cualquiera que quiera amputarlo. Los prepucios humanos tienen gran demanda para un sinnúmero de empresas comerciales, y la comercialización de los prepucios de bebes humanos es una industria de muchos millones al año. Las compañías farmacéuticas y cosméticas usan los prepucios humanos como material para hacer investigaciones. Corporaciones como Ciencia de Tejidos Avanzados, Organogenesis y Tecnología BioSurface usan los prepucios humanos como materia prima para venda respirable.10

¿Cuales son las funciones del prepucio?

El prepucio tiene numerosas funciones protectoras, sensoriales y sexuales.

Protección: De la misma manera que los parpados protegen a los ojos, el prepucio protege el glande y mantiene su superficie suave, húmeda y sensible. También mantiene la temperatura adecuada, balance de pH y limpieza. El glande por si mismo no contiene glándulas sebáceas (glándulas que producen el sebo), o aceite que hidratan nuestra piel. 11

Defensa Inmunológica: Las membranas mucosas que recubren todos los orificios corporales, son la primera línea de defensa inmunológica. Las glándulas en el prepucio producen proteínas antibacteriales y antivirales como la lisosoma. 12 La lisosoma también se encuentra en la lágrimas y en la leche materna. Las células epiteliales especializadas llamadas Langerhands, un componente del sistema inmunológico, abundan en la superficie externa del prepucio.13 Las células de plasma en el recubrimiento mucoso del prepucio segregan inmunoglobulinas, anticuerpos que defienden contra las infecciones. 14

Sensibilidad Erógena: El prepucio es tan sensible como la punta de los dedos o como los labios de la boca. Contiene una más grande variedad y más grande concentración de receptores nerviosos especializados que cualquier otra parte del pene.15 Estas terminaciones nerviosas especializadas pueden discernir movimiento, cambios sutiles en la temperatura y sutiles gradaciones de textura.16, 17, 18, 19, 20, 21, 22, 23

Cobertura durante la erección: Mientras se pone erecto, el pene se hace más grueso y largo. El prepucio con sus dos caras provee la piel necesaria para acomodar el órgano expandido y para permitir que la piel del pene se deslice libremente, suavemente y placenteramente sobre el pene y el glande.

Funciones sexuales de auto estimulación: La piel prepucial que tiene doble pared permite a la piel del pene deslizarse hacia atrás y hacia adelante sobre el pene. El prepucio puede resbalarse normalmente completamente, o casi completamente hacia atrás a la base del pene y también deslizarse hacia adelante mas allá del glande. Este arreglo de movimiento tan amplio es el mecanismo por el cual el pene y los desencadenadores del orgasmo en el prepucio, el frenillo y en el glande son estimulados.

Funciones sexuales durante la cópula: Una de las funciones del prepucio es el facilitar el movimiento suave y gentil entre las superficies mucosas de los dos miembros de la pareja durante la cópula. El prepucio permite al pene el deslizarse adentro y afuera de la vagina de manera no abrasiva dentro de su propia envoltura de piel auto lubricada y movible. La mujer por lo tanto es estimulada por presión en movimiento a diferencia de por solo fricción, como cuando el prepucio del hombre falta.

El prepucio promueve intimidad entre los dos miembros de la pareja, al envolver el glande y mantenerlo como un órgano interno. La experiencia sexual se incrementa cuando el prepucio se desliza hacia atrás y permite al órgano interno masculino, el glande, el encontrar al órgano interno femenino, el cervix, un momento de suprema intimidad y belleza.

El prepucio puede tener funciones aun no reconocidas o entendidas. Los científicos en Europa recientemente detectaron receptores de estrógeno en sus células epidérmicas basales.24 Investigadores en la Universidad de Manchester encontraron que el prepucio tiene glándulas apocrinas.25 Estas glándulas especializadas producen feromonas, los mensajeros químicos de la naturaleza. Se necesitan más estudios para entender de lleno estas características del prepucio y el papel que juegan.

Cuidado del Prepucio

El pene natural no require cuidado especial. El prepucio de un niño, como sus párpados, se limpia a si mismo. Por la misma razón que no es recomendable levantar los párpados y lavar el globo ocular, no es recomendable el retraer el prepucio de un niño y lavar el glande. El sumergirlo en agua simple durante el baño es todo lo que se necesita para mantener el pene intacto limpio.26

El emoliente blanco que se encuentra por debajo del prepucio del niño se conoce como esmegma. El esmegma es probablemente la sustancia de la naturaleza mas malentendida y mas injustificadamente malignizada. El esmegma es limpio, no sucio, y es benéfico y necesario. Humedece el glande y lo mantiene suave. Es antibacterial y antiviral, y estas propiedades mantienen al pene limpio y saludable. Todos los mamíferos producen esmegma. Thomas J. Ritter, MD, no le dio toda la importancia necesaria cuando comento, "El reino animal probablemente hubiera cesado de existir sin el esmegma."27

Los estudios sugieren que es mejor no utilizar jabón en el glande, o la parte interna del prepucio. 28 El retraer a la fuerza y lavar el prepucio de un bebé, destruye la flora bacterial benéfica que protege al pene de gérmenes dañinos y puede causar irritación e infección. La menor manera de cuidar el pene intacto de un niño es dejarlo solo. Después de la pubertad, los hombres pueden gentilmente enjuagar su glande y su prepucio con agua tibia, de acuerdo a sus necesidades auto determinadas.

¿Que tan común es la circuncisión?


La circuncisión es casi desconocida en Europa, Sudamérica y Asia no musulmana. De hecho, solo del 10 al 15 por ciento de los hombres en todo el mundo están circuncidados, la vasta mayoría de los cuales son musulmanes.29 La tasa de circuncisión neonatal en el oeste de Estados Unidos ha caído al 34.2 por ciento.30 Esta tasa relativamente disminuida puede sorprender a los hombres americanos que nacieron durante la era en la que cerca del 90% de los bebes varones fueron circuncidados automáticamente, con o sin el consentimiento de sus padres.

¿Como daña la circuncisión?

El debate “medico” acerca de los “posibles beneficios médicos” de la circuncisión, rara vez hablan de sus efectos reales.

La circuncisión desnuda: Dependiendo de la cantidad de piel que se corte, la circuncisión le roba a un varón tanto como hasta un 80 por ciento o mas de la piel de su pene. Dependiendo de la longitud del prepucio, cortarlo puede hacer al pene tanto como un 25% mas corto. Cuidadosas investigaciones anatómicas han mostrado que la circuncisión corta más de un metro de venas, arterias y capilares, 8 metros de nervios y más de 20,000 terminaciones nerviosas.31 Los músculos, glándulas, membrana mucosa y tejido epitelial del prepucio son destruidos, también.

La circuncisión desensibiliza: La circuncisión desensibiliza al pene radicalmente. La amputación del prepucio significa destruir la rica red nerviosa y todos los receptores nerviosos en el prepucio en si mismo. La circuncisión casi siempre daña o destruye el frenillo. La perdida del prepucio protector desensibiliza al glande. Debido a que la membrana que cubría al glande permanentemente hecho órgano externo, este es sujeto a abrasión constante e irritación, y se keratiniza, volviéndose seco y duro. Las terminaciones nerviosas en el glande, las cuales en el pene intacto están justo debajo de la superficie de la membrana mucosa, ahora están enterradas por capas sucesivas de keratinizacion. El glande desnudo toma una apariencia grisácea, opaca y esclerótica.

La circuncisión deshabilita: La amputación de tanta piel del pene permanentemente inmoviliza a la piel que haya quedado, impidiendo que esta se deslice libremente sobre el pene y el glande. La perdida de esta movilidad destruye el mecanismo por el cual el glande es normalmente estimulado. Cuando el pene circuncidado se erecta, la piel que quedo, inmovilizada, se estira, a veces tan apretadamente que no queda piel suficiente para cubrir al pene, por lo que piel con pelos de la ingle y del escroto se jala hacia el pene, donde normalmente no hay pelos. La membrana mucosa del glande, quirúrgicamente externalizado, no tiene glándulas sebáceas. Sin la protección y emolientes del prepucio, se seca, haciéndola susceptible a las cuarteaduras y sangrado.

La circuncisión desfigura: La circuncisión altera la apariencia del pene drásticamente. Permanentemente hace un órgano externo al glande, que normalmente es un órgano interno La circuncisión deja una cicatriz quirúrgica grande, circunferencial en el pene. Debido a que la circuncision a menudo necesita que se desgarre el prepucio del glande, pedacitos del glande también pueden ser desgarrados, dejándolo con cicatrices y pequeños hoyitos. Colgajos del prepucio se pueden adherir al glande al rojo vivo, formando puentes y secciones de piel colgante y desplazada.32

Dependiendo de la cantidad de piel que se haya cortado, y como se forma la cicatriz, el pene circuncidado puede quedar permanentemente torcido o curvarse o doblarse durante la erección.33 La contracción del tejido cicatricial puede jalar al pene hacia adentro del abdomen, causando el efecto de que el pene es mas corto o escondiéndolo por completo.34

La circuncisión afecta la circulación: La circuncisión interrumpe la circulación normal de sangre a través del sistema de piel del pene y el glande. La sangre que fluye en las arterial peniles mayores se obstruye por la línea que forma el tejido cicatricial en el punto de la incisión, creando un contra flujo en lugar de alimentar las ramas y redes capilares mas allá de la cicatriz. Privado de sangre, el meato urinario puede contraerse y cicatrizarse, obstruyendo el flujo de la orina.35 Esta condición, conocida como estenosis meatal a menudo requiere cirugía correctiva. La estenosis meatal se encuentra casi exclusivamente entre los niños que han sido circuncidados. La circuncisión también daña los vasos linfáticos, interrumpiendo la circulación de la linfa y a veces ha causando linfedema, una dolorosa y desfigurante condición en la cual lo que queda de la piel del pene se hincha con fluido linfático atrapado.

La circuncisión daña el cerebro en desarrollo: Estudios recientes publicados en algunas revistas medicas de mayor importancia han reportado que la circuncisión tiene efectos que duran a largo plazo en el cerebro en desarrollo,36 alterando adversamente los centros de percepción del cerebro. Los niños circuncidados tienen un umbral al dolor mas bajo que las niñas o los niños intactos.37 El neurólogo del desarrollo, Dr. James Prescott sugiere que la circuncisión puede causar niveles más profundos de daño neurológico, también.38, 39

La circuncisión es antihigiénica y no saludable: Uno de los mitos más comunes acerca de la circuncisión es que hace al pene más limpio y fácil de cuidar. Esto no es cierto. Los ojos sin párpados no son mas limpios, tampoco lo es un pene sin su prepucio. El glande artificialmente hecho órgano externo y el meato urinario del pene circuncidado están constantemente expuestos a abrasión y suciedad, haciendo al pene circuncidado de hecho mas sucio. La perdida del protectivo prepucio deja al tracto urinario vulnerable a la invasión de patógenos bacteriales y virales.

La herida de la circuncisión es más grande de lo que la mayoría de la gente se imagina. No solo es el punto circular de unión entre las capas externas e internas de lo que queda de piel. Antes de que el bebé es circuncidado, su prepucio debe ser desgarrado del glande, literalmente despellejándolo vivo. Esto crea una gran área de carne al rojo vivo, sangrante, cubierta en el mejor de los casos por una proto mucosa sin acabar de desarrollar. Los gérmenes pueden fácilmente entrar en el tejido dañado y en la circulación sanguínea a través del glande al rojo vivo, y aun mas fácilmente a través de la incisión en si misma.

Aun después de que la herida ha sanado, el glande hecho órgano externo y el meato urinario están siendo forzados al contacto no natural constante con orina, heces, pañales tratados con químicos y otros contaminantes.

Las mujeres que son pareja de los hombres circuncidados no reportan un nivel mas bajo de cáncer cervical,40 ni la circuncisión previene el cáncer de pene.41 Un estudio reciente muestra que la tasa de cáncer de pene es mas alta en Estados Unidos que en Dinamarca, donde la circuncisión, excepto entre los trabajadores inmigrantes del medio oriente es casi desconocida.42 De hecho, los investigadores deberían investigar la posibilidad de que la circuncisión haya incrementado la cantidad de estas enfermedades.

La circuncisión no previene la adquisición o transmisión de enfermedades sexualmente transmisibles. De hecho, los Estados Unidos tienen el porcentaje mas alto tanto de hombres adultos circuncidados sexualmente activos del mundo occidental como de las tasas más altas de enfermedades de transmisión sexual, incluyendo el SIDA. Estudios prospectivos rigurosamente controlados muestran que los hombres americanos circuncidados tienen mayor riesgo de enfermedades sexualmente transmisibles de origen tanto bacterial como viral, especialmente gonorrea43 uretitis gonocócica,44 el virus del papiloma humano,45 herpes simple virus tipo 2,46 y clamidia.47

La circuncisión siempre es riesgosa: La circuncisión siempre lleva el riesgo de consecuencias serias, incluso trágicas. Su tasa de complicación de la cirugía es de una en 500.48 Estas complicaciones incluyen sangrado incontrolable, e infecciones fatales.49 Hay muchos casos reportados de gangrena después de la circuncisión.50 bacterias patógenas como los estafilococos, proteos, pseudomonas y otros coliformes, incluyendo tuberculosis pueden causar infecciones que pueden llevar a la muerte.51, 52 Estos organismos entran la herida porque es una entrada fácil, no porque el niño esté predispuesto a la infección.

Las revistas médicas han publicado numerosos casos de bebés a los que se les cortó parte o completamente su glande mientras estaban siendo circuncidados.53,54,55 otros bebés completamente conscientes, sin anestesia ha sido quemado su pene por completo con una pistola electro cauterizante.56, 57, 58 La revista de Urología de septiembre de 1989 publicó cuatro de esos casos.59 El artículo describía una operación de cambio de sexo como “genito plastia feminizante” realizada a esos bebés en un intento por transformarlos en niñas. En el Archivos de Pediatría y Medicina Adolescente de 1997 describió como una persona joven descubrió con horror cuando “ella” había nacido como un niño normal, pero el circuncisador le había quemado el pene cuando era bebé.60 Muchos otros casos similares han sido documentados.61,62 la circuncisión infantil tiene una tasa de muerte reportada de uno cada 500,000.63,64

La circuncisión daña a las madres: Estudios científicos han mostrado consistentemente que la circuncisión interfiere el desarrollo del comportamiento del niño. Estudios que se llevaron a cabo en la Escuela de Medicina de la Universidad de Colorado mostraron que la circuncisión es seguida de un Sueño prolongado, sin descanso no REM (movimiento rápido del ojo).65 En respuesta al largo bombardeo de los caminos neurales con dolor insoportable, los bebés circuncidados caen en una especie de semicoma que dura por días o aún por semanas.

Otros numerosos estudios han probado que la circuncisión interfiere el vínculo de la madre con su bebé en el crucial periodo después del parto. La investigación también ha mostrado que la circuncisión interfiere en los patrones de alimentación. En un estudio en la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington, casi todos los bebés no amamantarían justo después de ser circuncidados, y los que lo hicieron, no miraban hacia los ojos de su madre.66

La circuncisión viola los derechos humanos y del paciente: Nadie tiene el derecho de cortar ninguna parte de los genitales de otra persona sin el consentimiento competente y completamente informado. Como es el infante el que tiene que sufrir las consecuencias, la circuncisión viola sus derechos legales tanto de rehusarse a un tratamiento como de buscar tratamiento alternativo. En 1995, el Comité en Bioética de la Academia Americana de Pediatría declaró que solo un paciente competente puede dar consentimiento de paciente o consentimiento informado.67 Un infante es obviamente muy joven para consentir a nada. El debe ser protegido de cualquiera que pudiera tomar ventaja en usar esta incapacidad de defenderse. El concepto de permiso informado del padre permite intervenciones médicas en situaciones de clara e inmediata necesidad solo, como en una enfermedad, trauma o deformidad. El pene humano es normal, y su estado no circuncidado no satisface ninguno de estos requisitos.

Los médicos tienen el deber de rehusarse a realizar la circuncisión. También deben educar a los padres qué por ignorancia o mala información, piden esta cirugía para sus hijos, la obligación de los profesionales de la salud es proteger los intereses del niño. Es antiético en extremo el forzar a un niño a una amputación que casi seguramente él nunca hubiera escogido para si mismo.

Sentido Común

El estar intacto, como la naturaleza lo prevee, es lo mejor. La gran mayoría de los hombres a los que se les da la opción, valoran su integridad y mantienen sus prepucios, por la misma razón que ellos mantienen sus otros órganos de percepción. Los padres en Europa y en Asia no musulmana nunca han forzado a sus niños a ser circuncidados. Nunca se les ocurriría cortar una parte del pene de su hijo como no se les ocurriría cortarles parte de su oreja. Respetar el derecho de un niño a mantener sus genitales intactos es normal y natural. Es conservador en el mejor sentido de la palabra

Un padre circuncidado que tiene sentimientos mezclados acerca de su hijo recién nacido intacto puede requerir consejería psicológica gentil para ayudarle a entender su pérdida y sobreponerse a sus ansiedades acerca de los genitales normales del varón. En estos casos, la madre debe proteger a su hijo, invitando a su esposo a compartir su rol protector y ayudarlo a sacar sus sentimientos negativos. Casi todos los padres quieren lo que es mejor para su bebé. Los padres listos escuchan a su corazón y confían en su instinto de proteger a su hijo del mal. La experiencia de todas las eras ha mostrado que los bebés se desarrollan mejor en una atmósfera de confianza, de amor, gentileza, respeto, aceptación, e intimidad. El cortar el prepucio de un bebé rompe esta confianza. Las heridas de la circuncisión dañan al bebé y a la persona en la que el bebé se convertirá. Los padres que respetan la integridad de sus hijos, le dan el derecho propio de mantener su cuerpo recién nacido perfecto y hermoso por completo.

Para mayor Información Organizaciones:

Doctores que se oponen a la circuncisión (DOC) 2442 N.W. Market Street, Suite 42 Seattle, WA 98107 206-368-8358 weber.u.washington.edu/~gcd/DOC/

La Organizacion Nacional de los Centros de Recursos de Informacion de la Circuncision (NOCIRC), PO Box 2512 San Anselmo, CA 94979-2512 415-488-9883 http://www.nocirc.org

La Organizacion Nacional para Detener el Abuso y la Mutilacion Rutinaria de los Varones (NOHARMM) PO Box 460795 San Francisco, CA 94146-0795 415-826-9351 http://www.noharmm.org

Enfermeras por los Derechos del Ninio, 369 Montezuma, Suite 354 Santa Fe, NM 87501 505-989-7377 http://www.cirp.org/nrc/

Libros Disponibles en librerías, de los publicadores o de NOCIRC.

Bigelow, Jim, PhD. The Joy of Uncircumcising! Exploring Circumcision: History, Myths, Psychology, Restoration, Sexual Pleasure and Human Rights. 2nd ed. Aptos, CA: Hourglass, 1995.

Denniston, George C., MD, MPH, and Marilyn Fayre Milos, RN, eds. Sexual Mutilations: A Human Tragedy. (Proceedings of the Fourth International Symposium on Sexual Mutilations, Lausanne, Switzerland, 1996). New York: Plenum Press, 1997.

Goldman, Ronald, PhD. Circumcision: The Hidden Trauma: How an American Cultural Practice Affects Infants and Ultimately Us All. Boston: Vanguard Publications, 1997.

Goldman, Ronald, PhD. Questioning Circumcision: A Jewish Perspective. 2nd ed. Boston: Vanguard Publications, 1997.

O'Mara, Peggy, ed. Circumcision: The Rest of the Story-A Selection of Articles, Letters, and Resources 1979- 1993. Santa Fe, NM: Mothering,1993.

Ritter, Thomas J., MD, and George C. Denniston, MD. Say No to Circumcision! 40 Compelling Reasons Why You Should Respect His Birthright and Keep Your Son Whole, 2nd ed. Aptos, CA: Hourglass, 1996.

Video

Whose Body, Whose Rights? Examining the Ethics and the Human Rights Issue of Infant Male Circumcision. Award-winning documentary. 56 min. VHS. Personal use: VideoFinders, 1-800-343-4727

Sitios Educativos

UC Center for Media and Independent Learning 2000 Center Street, 4th Floor Berkeley, CA 94704 510-642-0460.

For World Wide Web ordering and preview: www.cirp.org/CIRP/pages/reviews/whosebody/

Notas

1. T. J. Ritter and G. C. Denniston, Say No to Circumcision: 40 Compelling Reasons, 2nd ed. (Aptos, CA: Hourglass, 1996),6-20.

2. "Incipit Libellus De Ecclesiasticis Disciplinis et Religione Christiana Collectus. Liber II.XC, XCI" in Patrologiæ Cursus Completus , vol. 132 (Paris: Apud Garnier Fratres, Editores et J. P. Migne Successores, 1880), 301-302.

3. S. Grayzel, The Church and the Jews in the XIIth Century, vol. 2, ed. K. R. Stow (Detroit, MI: Wayne State University Press, 1989), 246-247.

4. See Note 10, 17-40.

5. M. F. Campbell, "The Male Genital Tract and the Female Urethra," in Urology, eds. M. F. Campbell and J. H. Harrison, vol. 2, 3rd ed. (Philadelphia: W. B. Saunders, 1970), 1836.

6. See photographic series: J. A. Erickson, "Three Zones of Penile Skin." In M. M. Lander, "The Human Prepuce," in G. C. Denniston and M. F. Milos, eds., Sexual Mutilations: A Human Tragedy (New York: Plenum Press, 1997), 79-81.

7. M. Davenport, "Problems with the Penis and Prepuce: Natural History of the Foreskin" (photograph 1), British Medical Journal 312 (1996): 299-301.

8. J. Øster, "Further Fate of the Foreskin," Archives of Disease in Childhood 43 (1968): 200-203.

9. H. L. Tan, "Foreskin Fallacies and Phimosis," Annals of the Academy of Medicine, Singapore 14 (1985): 626-630.

10. F. A. Hodges, "Short History of the Institutionalization of Involuntary Sexual Mutilation in the United States," in G. C. Denniston and M. F. Milos, eds., Sexual Mutilations: A Human Tragedy (New York: Plenum Press, 1997), 35.

11. A. B. Hyman and M. H. Brownstein, "Tyson's 'Glands': Ectopic Sebaceous Glands and Papillomatosis Penis," Archives of Dermatology 99 (1969): 31-37.

12. A. Ahmed and A. W. Jones, "Apocrine Cystadenoma: A Report of Two Cases Occurring on the Prepuce," British Journal of Dermatology 81 (1969): 899-901.

13. G. N. Weiss et al., "The Distribution and Density of Langerhans Cells in the Human Prepuce: Site of a Diminished Immune Response?" Israel Journal of Medical Sciences 29 (1993): 42-43.

14. P. J. Flower et al., "An Immunopathologic Study of the Bovine Prepuce," Veterinary Pathology 20 (1983):189-202.

15. Z. Halata and B. L. Munger, "The Neuroanatomical Basis for the Protopathic Sensibility of the Human Glans Penis," Brain Research 371 (1986): 205-230.

16. J. R. Taylor et al., "The Prepuce: Specialized Mucosa of the Penis and Its Loss to Circumcision," British Journal of Urology 77 (1996): 291-295.

17. H. C. Bazett et al., "Depth, Distribution and Probable Identification in the Prepuce of Sensory End-Organs Concerned in Sensations of Temperature and Touch; Thermometric Conductivity," Archives of Neurology and Psychiatry 27 (1932): 489-517.

18. D. Ohmori, "Über die Entwicklung der Innervation der Genitalapparate als Peripheren Aufnahmeapparat der Genitalen Reflexe," Zeitschrift für Anatomie und Entwicklungsgeschichte 70 (1924): 347-410.

19. A. De Girolamo and A. Cecio, "Contributo alla Conoscenza dell'innervazione Sensitiva del Prepuzio Nell'uomo," Bollettino della Societá Italiana de Biologia Sperimentale 44 (1968): 1521-1522.

20. A. S. Dogiel, "Die Nervenendigungen in der Haut der äusseren Genitalorgane des Menschen," Archiv für Mikroskopische Anatomie 41 (1893): 585-612.

21. A. Bourlond and R. K. Winkelmann, "L'innervation du Prépuce chez le Nouveau-né," Archives Belges de Dermatologie et de Syphiligraphie 21 (1965): 139-153.

22. R. K. Winkelmann, "The Erogenous Zones: Their Nerve Supply and Its Significance," Proceedings of the Staff Meetings of the Mayo Clinic 34 (1959): 39-47.

23. R. K. Winkelmann, "The Cutaneous Innervation of Human Newborn Prepuce," Journal of Investigative Dermatology 26 (1956): 53-67.

24. R. Hausmann et al., "The Forensic Value of the Immunohistochemical Detection of Oestrogen Receptors in Vaginal Epithelium," International Journal of Legal Medicine 109 (1996): 10-30.

25. See Note 12.

26. American Academy of Pediatrics, Newborns: Care of the Uncircumcised Penis: Guidelines for Parents (Elk Grove Village, IL: American Academy of Pediatrics, 1994).

27. See Note 1.

28. See Note 1.

29. S. A. Aldeeb Abu-Sahlieh, "Jehovah, His Cousin Allah, and Sexual Mutilations," In: Sexual Mutilations: A Human Tragedy, eds. G. C. Denniston and M. F. Milos (New York: Plenum Press, 1997), 41-62.

30. National Center for Health Statistics of the United States Department of Health and Human Services, 1994.

31. See Note 17.

32. G. T. Klauber and J. Boyle, "Preputial Skin-Bridging: Complication of Circumcision," Urology 3 (1974): 722-723.

33. J. P. Gearhart, "Complications of Pediatric Circumcision," in Urologic Complications, Medical and Surgical, Adult and Pediatric, ed. F. F. Marshall (Chicago: Year Book Medical Publishers, 1986), 387-396.

34. R. D. Talarico and J. E. Jasaitis, "Concealed Penis: A Complication of Neonatal Circumcision," Journal of Urology 110 (1973): 732-733.

35. R. Persad et al., "Clinical Presentation and Pathophysiology of Meatal Stenosis Following Circumcision," British Journal of Urology 75 (1995): 90-91.

36. A. Taddio et al., "Effect of Neonatal Circumcision on Pain Responses during Vaccination in Boys," Lancet 345 (1995): 291-292.

37. A. Taddio et al., "Effect of Neonatal Circumcision on Pain Response during Subsequent Routine Vaccination," Lancet 349 (1997): 599-603.

38. J. W. Prescott, "Genital Pain vs. Genital Pleasure: Why the One and Not the Other?" Truth Seeker 1 (1989): 14-21.

39. R. Goldman, Circumcision: The Hidden Trauma (Boston: Vanguard Publications, (1997), 139-175.

40. M. Terris et al., "Relation of Circumcision to Cancer of the Cervix," American Journal of Obstetrics and Gynecology 117 (1973): 1056-1065.

41. C. J. Cold et al., "Carcinoma in Situ of the Penis in a 76-Year-Old Circumcised Man," Journal of Family Practice 44 (1997): 407-410.

42. M. Frisch et al., "Falling Incidence of Penis Cancer in an Uncircumcised Population (Denmark 1943-90)," British Medical Journal 311 (1995): 1471.

43. B. Donovan et al., "Male Circumcision and Common Sexually Transmissible Diseases in a Developed Nation Setting," Genitourinary Medicine 70 (1994): 317-320.

44. G. L. Smith et al., "Circumcision as a Risk Factor for Urethritis in Racial Groups," American Journal of Public Health 77 (1987): 452-454.

45. L. S. Cook et al., "Clinical Presentation of Genital Warts among Circumcised and Uncircumcised Heterosexual Men Attending an Urban STD Clinic," Genitourinary Medicine 69 (1993): 262-264.

46. I. Bassett et al., "Herpes Simplex Virus Type 2 Infection of Heterosexual Men Attending a Sexual Health Centre," Medical Journal of Australia 160 (1994): 697-700.

47. E. O. Laumann et al., "Circumcision in the United States: Prevalence, Prophylactic Effects, and Sexual Practice," Journal of the American Medical Association 277 (1997): 1052-1057.

48. W. F. Gee and J. S. Ansell, "Neonatal Circumcision: A Ten-Year Overview: With Comparison of the Gomco Clamp and the Plastibell Device," Pediatrics 58 (1976): 824-827.

49. G. W. Kaplan, "Complications of Circumcision," Urologic Clinics of North America 10 (1983): 543-549.

50. S. J. Sussman et al., "Fournier's Syndrome: Report of Three Cases and Review of the Literature," American Journal of Diseases of Children 132 (1978): 1189-1191.

51. B. V. Kirkpatrick and D. V. Eitzman, "Neonatal Septicemia after Circumcision," Clinical Pediatrics 13 (1974): 767-768.

52. J. M. Scurlock and P. J. Pemberton, "Neonatal Meningitis and Circumcision," Medical Journal of Australia 1 (1977): 332-334.

53. G. R. Gluckman et al., "Newborn Penile Glans Amputation during Circumcision and Successful Reattachment," Journal of Urology 153 (1995): 778-779.

54. B. S. Strimling, "Partial Amputation of Glans Penis during Mogen Clamp Circumcision," Pediatrics 87 (1996): 906-907.

55. J. Sherman et al., "Circumcision: Successful Glandular Reconstruction and Survival Following Traumatic Amputation," Journal of Urology 156 (1996): 842-844.

56. J. R. Sharpe and R. P. Finney, "Electrocautery Circumcision," Urology 19 (1982): 228.

57. C. K. Pearlman, "Caution Advised on Electrocautery Circumcisions," Urology 19 (1982): 453.

58. C. K. Pearlman, "Reconstruction Following Iatrogenic Burn of the Penis," Journal of Pediatric Surgery 11 (1976):121-122.

59. J. P. Gearhart and J. A. Rock, "Total Ablation of the Penis after Circumcision with Electrocautery: A Method of Management and Long-Term Followup," Journal of Urology 142 (1989):799-801.

60. M. Diamond and H. K. Sigmundson, "Sex Reassignment at Birth: Long-Term Review and Clinical Implications," Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine 151 (1997): 298-304.

61. J. Money, "Ablatio Penis: Normal Male Infant Sex-Reassigned as a Girl," Archives of Sexual Behavior 4 (1975): 65-71.

62. D. A. Gilbert et al., "Phallic Construction in Prepubertal and Adolescent Boys," Journal of Urology 149 (1993): 1521-1526.

63. R. S. Thompson, "Routine Circumcision in the Newborn: An Opposing View," Journal of Family Practice 31 (1990): 189-196.

64. T. E. Wiswell, "Circumcision Circumspection," New England Journal of Medicine 336 (1997): 1244-1245.

65. R. N. Emde et al., "Stress and Neonatal Sleep," Psychosomatic Medicine 33 (1971): 491-497.

66. R. E. Marshall et al., "Circumcision: II. Effects upon Mother-Infant Interaction," Early Human Development 7 (1982): 367-374.

67. Committee on Bioethics, "Informed Consent, Parental Permission, and Assent in Pediatric Practice," Pediatrics 95 (1995): 314-317

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada